Páginas vistas en total

sábado, 2 de mayo de 2015

Por una CUCHARA

Por César

Arrastrados por los deseos nos exponemos a ser más pobres.

Charlie: "Hoy en día el amor se hace y se deshace"

Alexis: "Es la relatividad de todo, nosotros somos los sobrevivientes de esta locura"

Charlie: "Y con ello el hambre  y la desilusión aumentan"

Alexis: "Por una cuchara vacía"

Charlie: "Vencedores y vencidos"

Alexis: "Así es en el sexo, uno arriba otro abajo"

Charlie: "Siempre será así"

miércoles, 29 de abril de 2015

Paso y PASE

Por Charlie

Vimos a las Prostitutas con respeto y les llamamos Trabajadoras Sexuales y a todas las tratamos con los mismos privilegios, les abrimos las piernas con cuidado y exploramos sus cicatrices, y soportamos por noches enteras sus frustraciones. Ellas nos dijeron si era verdad eso del orgasmo y nos obsequiaron fórmulas para evitar el embarazo y por tanto la fórmula para tener a una mujer sin pagar... Nos dieron el pase para la felicidad... pero como a pesar de nuestra promiscuidad como habíamos sido criados dentro de un hogar eso preferimos y ahora ya con hijos varones los educamos diciéndoles que esa mujeres son las más tristes del mundo porque tienen amor solo por un rato y a veces se empalagan tanto que dicen groserías.

martes, 28 de abril de 2015

Pulso y CORAZÓN

Por Charlie

Algunos llegamos vírgenes (de la mente) a la universidad y buscamos lo mismo... fue cuando al acto sexual le dijeron que era puro polvo y entonces absorber ácido por la nariz se convirtió en una conexión. Los Profesores advirtieron que era preferible vivirlo todo a luego lamentarlo, les creímos porque eran viejos... Y el pulso de la vida nos cambió, comenzamos a probar todos los vicios prohibidos, envenenamos señoritas y motos, apagamos las luces del carro por la noche y nos fuimos para el abismo, y en el Hospital probamos la morfina y el perfume de las enfermeras cuando se acuestan con los Médicos... y el alcanfor... y perdimos el sentido de la vida, mientras el corazón quería escaparse por la boca... quisimos tanto y perdimos tanto... hoy tengo la certeza de que valió la pena el riesgo.