Páginas vistas en total

sábado, 12 de diciembre de 2015

En el columpio

Por Alexis Mendoza

El péndulo oscila pero la chica cae, y en su desaforada marcha se golpea, los chicos ríen pero yo soy afortunado al asistir de inmediato y ayudarla a incorporarse a esa vergüenza de volver a la realidad, en lugar de quedarse en el suelo. Pero las cosas son como son, la efervescencia a pasado, el hecho se ha olvidado, pero ella llora su desafortunado exceso, y yo le perdono, trato de acomodar mis ojos a los de ella, pero ella no quiere verme, le invito a un helado y voluntariamente vuelco mi helado y lo derramo en mi camisa, ella sonríe, le atrapo por fin una mirada y una mano, esta helada. Luego le confieso que me gusta y que mientras ella se balanceaba en el columpio yo espiaba lo que había bajo su falda, se encendieron sus mejillas y quiso olvidar que yo era un héroe, soltó mi mano y abandonó su puesto... Así son las cosas con la verdad no se logra nada, quizá por eso sigo insistiendo en decir mentiras. 

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Maltrato

Por Alexis Mendoza

Los ojos se acostumbran a todo.

Impera un orgullo en toda pelea de tener la razón, nadie quiere ceder y a lo mejor todos salen heridos... el derecho de posesión del grito más agudo, de la creencia más cierta, de la vida más plena... Pero todo yace en la obsesión de la perfección, mientras nos damos cuentas de que todo está mal... La escala del odio en afán por salir de la depresión, el dominio sobre el otro a la fuerza a es fracaso y decepción. La violencia que genera más violencia, el silencio que lo calma y la lejanía que lo cura igual que el tiempo. Surte cada pasión su furía... cada deseo su anhelo, cada antojo sus ganas y el fracaso de todo su desvelo...  

martes, 8 de diciembre de 2015

Mujer y Muerte

Por Alexis Mendoza

Hay un límite para lo existente.

Acuso lo de la vida en conjunción con el dolor, la vida con la muerte. La posesión con el rigor de la avaricia y el egoísmo que es el principio de la riqueza... la confrontación de los adversos, la idea de que el mundo es un enigma y nosotros solo fichas del mismo juego... la traición a que son sometidos esos seres que luego traen al mundo a sus hijos a compartir sus penas... pero los educan con engaños, les hablan de Santa Claus... del ratón que se lleva los dientes, de la cigüeña, de la existencia de un ser superior... pero a fin de cuentas nada de eso es cierto y hasta la vida le parece de mentiras a uno y entonces hay que tomar la decisión de sobrevivir... mujeres que lanzan hijos al mundo en confusión traen dolor y más muerte... sufren un poquito aguantando su disposición... yo no sé a mí me cuesta decir que una nueva vida es una nueva esperanza... si al que le toca morir no podrá oponer resistencia ni remedio ni bendición.