Páginas vistas en total

sábado, 26 de diciembre de 2015

El tiempo es corto cuando amamos

Por Alexis Mendoza

Lo bueno no dura.

YESSENIA: Tu lo que quieres es que nos fuguemos de esta realidad?

ALEXIS: Solo por un momento... y no es para algo malo... es solo para estar los dos allá... (señala el cielo)

YESSENIA: Desearía que esto durará mucho...

ALEXIS: No desees... solo vive el momento... lo que pasa... pasará...

Mientras me invento un poema y lo repito en mi mente pero cuando lo voy a decir no lo recuerdo, pero hoy cuando ella no está si lo recuerdo, decía así:

El tiempo es corto cuando amamos,
cuando somos felices los dos,
y no existe paraíso, ni Dios,
cuando somos solo amor,
será ese un crimen,
seremos dos felices,
o será
uno
hoy.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Mamá ¿Por qué no te casaste con papá?

Por Alexis Mendoza

Sabía que no era fácil pero que había que intentarlo para saberlo.

ALEXIS: Mamá ¿qué sera de nosotros si una casa?...

MI MAMÁ: Tranquilo buscaremos a su tía... o a mi amiga...

ALEXIS: ¿Qué dirá la gente cuando nos vea...?

MI MAMÁ: A esa gente le gusta juzgar, se alimentan de las desgracias ajenas... desde ahora diremos que su papá se fue al cielo...

ALEXIS: Pero él no ha muerto, solo anda un poco extraviado...

MI MAMÁ: Ese señor se murió hace tiempo... nunca fue un buen padre, nunca fue un buen esposo, es mejor que sea un buen muerto...

ALEXIS: Esta bien... será nuestro secreto.

El otro día encontré llorando a mamá y tenía la foto de papá en su regazo... supe así que aún lo extrañaba y a pesar de que asumía su inminente muerte quería que eso de la resurrección fuese verdad. 

martes, 22 de diciembre de 2015

Luzdy

Por Alexis Mendoza

En el colegio estábamos aburridos de vernos a diario las caras, a un paso de la locura cuando meneo su falda la tenaz señorita de intercambio colegial llamada Luzdy, y comenzó la revolución a darse, ella le enseño a las amateurs a pintarse el cabello las uñas y la cara, les insinuó a las doncellas sobre lo prohibido del sexo sin casarse y de la masturbación... Pero gracias a ella las más célibes dieron el salto y se sacudieron el himen, usaban en sus vaginitas una espumita para evitar el embarazo precoz y se iban a duchar en seguida. Pero Luzdy no contenta con su séquito de aprendices a los hombres nos enseño a bailar, a mover las caderas y de paso cómo masturbarnos para luego aguantar más el acto de dos... Claro que como en toda guerra hay su traidor o traidora y la pobre Luzdy fue a explicarle su método al Rector del que nos trajo como baluarte uno de sus cigarros robado de su escaparate... La expulsaron de todos modos y cuando iba saliendo iba fumándose el cigarro y diciendo a grandes voces: viva la libertad! abajo los profesores!