Páginas vistas en total

miércoles, 12 de junio de 2019

La sexy cienta

CHARLIE

A los bebes no los trae la cigüeña, ni nacen de un repollo, ¿quieres saber cómo se hacen? ven y sígueme...

Siempre he tenido miedo a viajar en avión, pero ese día mis nervios estaban excedidos, solo que el hecho que la auxiliar de vuelo fuera una flaca y pálida chica lo más parecido a una modelo de Victoria Secret´s  apenas me lleno de la valentía para ocupar mi puesto y quedar inmóvil, sin embargo cuando el avión despego sentí que algo rodaba por el piso del avión y fue a parar a mi pie, mi mente imaginaba se trataba de un elemento explosivo o lo peor algún mecanismo del avión que se había desprendido, no fui capaz de incorporarme a ver. Lo olvidé por unos minutos mientras el avión ganaba altura y se estabilizaba. Sufrí también al aterrizaje, y solo respire en calma cuando el avión después de hacer su carrera por fin se detuvo intacto, me paré como un resorte dispuesto a salir y entonces recordé el objeto junto a mi zapato, se trataba de un tipo de termo, inmediatamente lo levante sugiriendo a grandes voces si a alguien se le había caído tal objeto pero la gente se apuraba en salir, aproveche la auxiliar de vuelo estaba en la puerta para comentarle que alguien había perdido tal objeto, aproveche para examinar a la chica y de cerca me pareció solo un maniquí con maquillaje, es más su carácter recio solo tuvo un consejo para mí - Llévelo a servicio al pasajero - No dije nada, y seguí hacia el área de desembarque y voy indicando el objeto a muchas personas que descartan ser los dueños,. En servicio al pasajero hay otra linda chica muy bien decorada con una minifalda y una camisa blanca que revela un escote monumental, nadie le mira a los ojos, se llama Beky según su plaquita que le adorna el uniforme, a Beky le explico mi situación y trato de ser formal terminando mi historia con una sonrisa, ella no puede solucionar nada, se afana mejor a llamar a un guardia del aeropuerto y a mi me suena que si encuentran algo indebido en el termo puede que me culpen, por eso antes que asista el guardia desaparezco, salgo y tomo un taxi con destino al centro de la ciudad, mientras examino bien el recipiente y me entero no se trata de un termo sino de un extraño contenedor que se abre y revela collares, anillos y alhajas adornadas con diamantes que no dejan de brillar, hasta el taxista volteo a ver por el brillo acontecido. En mi mente se dibuja que si la auxiliar de vuelo hubiese visto eso quizá diría que si le pertenece, así como la tal Beky o quizá hasta el guardia de seguridad. Esas joyas valen millones. En mi mente se dibuja la circunstancia de que quizá el objeto perteneció a otros pasajeros que usaron el mismo avión. Desconfío y hago parar el taxi en un hotel pero me hospedo en otro por si acaso. En la habitación vacío el recipiente en la cama y según mis cálculos con lo que valen esas joyas se puede comprar ese hotel dos veces. De repente mi móvil suena y al otro lado de la línea una voz femenina se identifica como Beky del Servicio al cliente del Aeropuerto, me dice que la dueña del recipiente apareció y me exige anotar una dirección y por último hace énfasis en que me espera una recompensa por devolver el objeto perdido. Estoy triste que las cosas ocurran de esa forma, había ya en mi cabeza planeado tantas cosas, pero quizá mis amigos tengan razón lo correcto hay que hacerlo aprisa. Abordo un taxi y le indico la dirección, poco a poco descubro que las señas me llevan a el área de joyerías y lugares de lujo, me culpo por no haber hecho tiempo para cambiarme, pero la dirección coincide con una vivienda, comienzan mis nervios a hervir, pienso en remarcar y llamar a Beky para confirmar la dirección, reviso la casa y de repente la puerta se abre, hay una anciana que me llama y asisto y me identifico como quien trae el objeto perdido, lo indico, ella me invita a pasar. Ya adentro descubro que es una casa museo repleta de brillo de joyas y artilugios que ni yo puedo conceptuar para qué sirvieron en su época, la anciana me dirige hasta una sala donde me ordena sentarme y esperar, la mujer se va y llama a alguien, se presenta entonces una joven que no más de hacer presencia desborda una energía extraña, no es tan bonita, pero tiene unas facciones que expresan sin palabras lo que sienten, me saluda y sin más le ofrezco el objeto que contiene las joyas, la anciana al oído le exige revise el contenido, la chica mueve la cabeza en forma negativa y solo se digna a extender en su mano un sobre, tampoco reviso el sobre porque adivino que es dinero, hago una reverencia, me levanto y me despido, la anciana se adelanta para indicarme la salida y atrás queda la chica que me despide con un "gracias" que suena a mis oídos celestial. Olvido revisar el sobre, tengo un cierto fetiche con ese sobre, y es que ya en la noche cuando llego al hotel lo tomó por las esquinas y me lo llevo a mi nariz y puedo detectar un aroma dulce, el aroma de las manitas de la chica, ese olor me provoca éxtasis y sin duda mi instinto de hombre no soporta, voy al baño a orinar pero en lugar de orina mi miembro arroja líquidos blancos y no deja de palpitar, si eso lo causo esa fragancia no sé lo que haría al tener a esa chica en frente, ya más calmado abro el sobre y me sorprende ver que no se trata de dinero, son dos tiquetes de entrada a la casa museo, tienen la exclusividad VIP para entrar cuántas veces se precise por la eternidad. No sé qué pensar en el momento, para mí no es de interés ver joyas y antigüedades solo me interesa volver a ver a esa chica... lo que sigue lo contaré quizá en otra oportunidad...          

miércoles, 5 de junio de 2019

La disco a las doce

Charlie

Yo vivo en un mundo aparte donde nadie me dice cómo vivir, moriré en él.

La maldita bruja cree no nos dimos cuenta de la trampa, había aprovechado que salimos a bailar para aplicar sobre las bebidas su dosis de somníferos, su propósito era robarnos y de seguro tenía cómplices esperando afuera.
Mi amigo esta armado y planeamos hacernos los que caímos en la trampa y todo esta dicho para que la chica vaya patitas en polvorosa a llamar a sus cómplices que actúan como si nos sacarán por borrachos, una vez afuera paran un taxi, la chica se suba adelante y uno de los tipos atrás, el otro tipo se queda, una vez dentro del vehículo comienzan a revisarnos los bolsillos, pero para cuando se dan cuenta un revólver le apunta a la cabeza, la chica chilla y el taxista no sabe qué hacer. Mi amigo le ordena al taxista parar en medio de un paraje solitario, y ordena a todos bajar del vehículo. Mi amigo requisa al tipo, yo le quito la cartera a la chica y el taxista nos mira pálido - tranquilo hombre que no es con usted la cosa - le dice mi amigo mientras le indica una seña de que es agente de la autoridad.  La chica no deja de chillar y ya he revisado su bolso y resulta que ella y el tipo son esposos, familia que atraca unida permanece unida es el lema, yo no puedo creer el entuerto en qué nos estábamos metiendo, mi amigo dice que por su culpa nos perdimos el show de media noche y para compensarlo les ordenamos como esposos que son bailen, y el taxista coloca música y la pareja baila siempre pendiente de donde pone el arma mi amigo, la música se pone muy movida y ellos ensayan pasos e inclusive la chica hace pasos sensuales, mi amigo le quita algo de las manos y descubre que es éxtasis, una droga ilícita, la chica esta desinhibida, se suelta a su pareja, le excita, le provoca y es cuando se comienza una danza semi erótica que el tipo atiende casi como obligado, la chica esta ya desnuda y el tipo con cara de desánimo se niega a participar, mi amigo le ordena que haga lo que ella quiere, es típico de los casados después de algún tiempo odiarse. La pareja hace el amor y ella es quien le pone empeño, el hombre si apenas resopla como ahogado en su propio orgullo, al final apenas se despega se levanta los pantalones y dice con furia -ya no quiero ser el payaso de esta parafernalia - se marcha, mientras su esposa con las ropas en las manos lo sigue, nos vemos entre nosotros e inclusive el taxista explota en risas. Volvemos a la discoteca para alcanzar a ver el show de media noche y también ubicar al tipo que se ha quedado, en efecto el tipo es un pervertido que tiene ya casi embriagada a una chiquilla que al parecer es menor de edad, mi amigo se encarga mientras yo disfruto de lo que resta de la noche.      

miércoles, 29 de mayo de 2019

LA SECRE Y YO

EL CABO

Que no se descarte que después de la muerte hay realmente amor.

Si uno no teme morir menos tendría miedo de amar. La cuestión es que la muerte es segura, pero el amor no lo es. Por eso el enamoramiento es una aventura, un experimento en el que como tal hay riesgos y precauciones. Alguna vez fui tan bueno que en mi trabajo me designaron a una Secretaria, dirá usted que no hay motivo para pensar mal, pero le digo que el amor siempre emerge en los sitios en donde se codea uno con colegas y personal a cargo, o por qué cree usted se hizo indispensable la Ley de acoso sexual. Preciso es decir que en ningún momento se me ocurrió la idea de tener algo con mi Secretaria y menos con lo eficiente y ordenada que se mostraba. Me gustaba que mi Secretaría estaba siempre de buen talante e impecable presentación, le encontraba a veces arreglando su cabello, pintando sus labios o acomodando su media, siempre eludía las miradas directas y sin mediar confianza alguna se refería a mi como "el doctor". No fue cuando tuvimos que preparar unos reportes cuando vimos que el tiempo no nos iba a alcanzar y entonces abnegada dijo se digno a pasar de largo o sea de noche y hasta el amanecer si así lo requería, me sentí bien por el grado de eficiencia que demostraba y me permití pedir a domicilio comida y unas bebidas, ella en el computador hacia vibrar el mueble donde escribía con una agilidad pasmosa. Solo ya muy entrada la madrugada el frío arrecio y solo faltaba imprimir y ver que los suministros tanto de impresora como de papel no se acabasen, le dije que se recostara en un sofá y muy caballeroso le presté mi saco para cobijarse del frío, ella tenía sus ojos rojos pero hermosos que divisé a través de sus gafas, en más de una ocasión cabeceaba por el sueño y cuando un pitido me alertaba que se acababa el papel tenía que ver debajo del mueble para tomar el papel y surtir el alimentador, y también se terminó la tinta a la impresora y como los cartuchos nuevos estaban en un estante arriba del sofá tuve que hacer alarde de agilidad para no despertar a mi Secretaria sin embargo un mal paso de repente me desequilibra y termino cayendo encima de ella, asustada se incorpora mientras le trato de pedirle excusas, ella entonces se sonroja, quizá cree fue intencional mi propósito y mientras yo coloco los cartuchos en la impresora se aproxima, me atrae por la corbata y me intenta besar, trato de esquivar su acción e intentar que no mal entienda el percance pasado, apenas escapo y ella entonces se avergüenza y pasa de un momento emotivo a sollozar, creo hice mal en rechazarla en forma tajante, la impresora comienza de nuevo a imprimir y mi corazón entre el susto y la culpa trata de repararse. La verdad no sé qué decirle para que deje de llorar, pienso que diga lo que diga no bastará para que me perdone. Amanece y ella desaparece, yo me he quedado dormido, y sobre el sofá hay una hoja de papel, es un manuscrito de mi Secretaria, la renuncia irrevocable al cargo. Me desalienta esa actitud. Entrego los informes impresos y me dirijo a recursos humanos en donde averiguo la dirección de mi Secretaria, es descortés, pero no pude dar la cara, solo mediante unas letras traté de expresarle mi confusión con todo eso, le recalqué que no estaba preparado para una relación menos cuando algo así me exigía dar algo que yo no tenía: amor. En horas de la tarde también pasé mi carta de renuncia y de allí evadí cualquier acto humano que significara socializar.

Nota: Nunca supe que había sido de mi Secretaría, y si leyó la nota o no. Pero me vuelvo a disculpar por lo que creo no hice bien. 

miércoles, 22 de mayo de 2019

VELOCIDAD DE INYECCIÓN

EL CABO


El hombre luego del coito es un animal triste.
Fernando González.

- Si no soy un auto - le dije, y recordé porque había conquistado ese día a esa chica: mi auto. 
Si supiera ella que era prestado.
Pero allí me tienen con ella en esa cama desnudos y haciendo el acto sexual.
Mi pene como un pistón.
Su vagina como un engranaje.
Su cabello que estorba y ella me monta y a veces yo la monto.
Ella dice que la magia la da la velocidad, por eso va y viene y ya con mi perno y su tuerca lubricada se va logrando un roce satisfactorio. Y oigan chicos esto: no se pongan el condón solo cuando sientes van a cumplir con el acto, pónganlo desde el inicio de la perpetración.
Ya ni se de donde agarrarme, ella me ofrece sus pechos con huellas blancas por el reciente bronceado, yo lo logro, ella no y sigue martirizando mi sexo para que se levante y siga, por eso uso la lengua para decirle que ya no puedo y ella toma mi mano y se pega del dedo medio y luego de los demás dedos y acaba.
Es cuando le digo que me tengo que ir (de nuevo) pero esta vez es para devolver el auto que no es mío. Estalla en protestas, toma mi chaqueta donde tengo un rollo de papel higiénico y más condones y se la lleva y se fuga con ella. Hasta el sol de hoy no aparece ni la chaqueta ni ella.

miércoles, 15 de mayo de 2019

PASIÓN ACELERADA

EL CABO

Yo creo que si el Principito se hubiese encontrado con la Zorra la historia habría tomado otro rumbo.

El asunto había comenzado en el Autoservicio, ella estaba ofreciendo degustaciones de una mermelada, supe luego se llama Dilia, porque por el altavoz dijeron su nombre, la requerían en la Dirección, y todo por haber manchado la chaqueta de un cliente. El Cliente era yo que iba de afán, resulta que ella me extendió la cucharita plástica y yo no pude tampoco parar a tiempo y casi terminé abrazándola, la peor parte la llevo mi chaqueta de pana que estimaba mucho, y el afán era porque mi novia me esperaba afuera y como el parqueadero estaba lleno estacioné en lugar prohibido, mi primera idea fue pagar mi compra he irme a prisa, pero entonces palpe mi chaqueta y la mancha tampoco era alarmante, y de repente mi olfato sintió la leve fragancia del perfume de la chica, tan delicado, tan fluyente, como cuando me choque con ella que mis manos tocaron un cuerpo celestial, delicado y al extremo repleto de la sensualidad de una chica. Lo que hago después es devolverme y averiguar en dónde queda la Dirección y paso derecho y le digo al Supervisor que la culpa fue plenamente mía y que Dilia no es culpable de nada, el tipo es un ogro, ya no puede hacer nada, ha despedido a la chica y debe estar recogiendo sus cosas, no puede hacer nada. Pero entonces emprendo una carrera por los corredores y resbalo y salgo de la tienda despavorido, Dilia esta en la acera esperando su transporte, no puedo de nuevo contener mi carrera y vuelvo a chocar con ella y me intercepta un -Qué te pasa- Ya no me importa el mundo, ni mi novia, ni mi moto, todo se puede ir al carajo, recupero el aliento solo para decirle "cuando chocamos la primera vez se te cayó esto" y le devolví un prendedor... No se le cayó yo se lo robé para recordarla toda la vida... Ah! no sé el resto puedes tú imaginarlo. 

miércoles, 8 de mayo de 2019

Hawkings y los agujeros negros en forma de ano

Por J. López

El universo también se reproduce.

Yo digo bien: ¿Pero qué es un culo? - nada, cierto- Pero entonces por qué me excita tanto mirarlo, bueno, yo digo también que en las revistas está bien que se exagere, entiendo que hay programas digitales capaces de perfeccionar las curvas y exxxagerar las expresiones. Pero de años acá y frente al inmenso fracaso de algunos métodos anticonceptivos y el pensar que el humano es un completo animal, subyace la idea de que hay que apelar a los  motivos más instintivos, esto es el sexo anal como fuente de nuevas sensaciones y de nuevas posibilidades. Usted dirá pero no es necesario mencionar al estimado Físico Hawkings en esta clase de exposición, pero yo claramente digo que si, porque fue él quien introdujo el mentado termino de que todo hoyo conduce a una nueva experiencia. Pero como todo lo que empieza acaba a las mujeres se les condona toda la ternura y si ella pide no más la puntita se le tiene. Tampoco es que une dure tanto por esos lares, porque ocurre que el hoyo del asunto tiene su musculatura propia y su guillotina y también su succión y de paso ciertas connotaciones próximas a la asepsia que ni lo digo. Solo ante mi defensa puedo decir que el acto sexual por delante o por detrás es inocente mientras no medie el deseo de dañar la vida del otro, o como un profeta dice fregarle el culo al prójimo.   

miércoles, 1 de mayo de 2019

Einstein y la relatividad

Por J. López

Hoy me levanté y le pregunté a mi pene - ¿qué es la vida? - no lo soportó y eyaculo el pobre.

Las mujeres creen en el amor y luego se las zampan como el tigre con la gacela y dicen luego que se equivocaron que el amor es dolor, pero siguen queriendo. En ellas todo es relativo, quieren o no quieren, ofrecen y quitan, dicen sí y a la vez piensan que no, dicen una cosa y hacen dos cosas distintas, solo quieren dos hijos y tienen trillizos. ¿De quién es la culpa?. La bomba atómica que mató a muchos en el pasado esta en el garaje de alguien hoy, y la mentalidad de la mujer sigue siendo tal peligrosa como la bomba, porque una bomba atómica nos quita y la otra nos pone. ¿ó es al revés?. Yo también soy indeciso a veces  no se si me duele la próstata o el culo y mi médico insiste que son los dos, pero a la larga creo él me envidia por tener tanta aventura sexual, y dice muy orondo - para prevenir una pene- cilina de 2400 -   ¿En dónde creen que me la manda aplicar?, eso es en la farmacia. Y allá atiende doña Kagney que es una diosa de mano suave como guante, que sin decirle nada se pone el guante y te hace una paja preciosa y cuando el semen asoma ella lo guarda en un tarrito para luego antes de ir a dormir untarlo en sus pómulos y pechos, razón tanta carne y yo sin huesos. Pero yo aquí he venido a hablar sobre el señor Einstein que margino la energía a una formulilla con aceleración y masa al cuadrado, y es que en el sexo hay todo eso y con razón es peligroso acelerar sin avisar porque comienza en la barriga a crecer una masa que nueve meses después debes alimentar y vestir. Todo es relativo hasta que ese ser sea mío o ajeno.