Páginas vistas en total

miércoles, 13 de marzo de 2019

REBELIÓN EN JEANS

Por MaLeV

El amor no es posesión.

No es mi costumbre pero ese día siendo domingo me fui pijama a el supermercado, no usaba sostén, y me divertía la idea de que encontrará allá a alguien conocido que hablara después del mal gusto para vestir una mañana de domingo. Pero no pasó nada si no hasta que salía con mis compras cuando un chiquillo en una moto a mucha velocidad perdió el control y se cayó, mucha gente asustada por el accidente corrió a su auxilio, en verdad el joven se puso al primer instante de pie pero luego no pudo sostenerse y volvió a sentarse en el piso, yo presurosa fui y me lamenté de no haber llevado mi teléfono móvil para llamar una ambulancia, pero la verdad es que el chico tranquilizaba a la gente de que no era mayor cosa y solo quería tener espacio para recuperarse, aparecí a tiempo para ofrecerle un poco de agua, él la recibió gustoso, yo me había agachado para hacerle preguntas sobre si sentía que se había roto algún hueso a lo que él sonriente solo atinaba a decir que no, solo luego precise que él estaba encantado viendo como mis senos bailoteaban por carecer de un sostén, sin embargo cuando se quito el casco vi que se trataba de un chico muy bien parecido y le ofrecí mi ayuda para incorporarse, le señale mi casa y le dije que allí podría descansar, aceptó mi apoyo, y por momentos notaba exageraba solo para tener el agrado de posar su mano sobre mi cadera, cojeo en el trayecto y ya la gente se había encargado de la moto, entramos a mi casa y le indique un sitio para que se sentara y entonces lo hizo y se quejo, en efecto al hacerlo rebelo una mancha de sangre en el pantalón, se ruborizó cuando me pidió le ayudara a quitar el jean y verificar si era grave la herida, el pantalón estaba muy apretado y cuando le ayudé a jalar súbitamente me caí hacia atrás, pero tuve la fortuna de no pegarme tan duro, pero si le saque una sonrisa al chico, además nos contento a los dos saber que la sangre solo era producto de un raspón y no revestía peligro, aliste los elementos para las curaciones, y volví a detectar en el chico que miraba mis senos. Lo sorprendí con la pregunta -te gustan?- su cara se puso roja y solo musito "perdón" y alejo la mirada, pero lo que detonó la bomba fue que cuando hice las curaciones soplaba su herida para que no le doliera por la aplicación del desinfectante, esto le provoco una erección inmediata y lo vi sudar, trato de escapar antes de que le advirtiera que estaba sin pantalones, iba a volver por sus jeans y entonces en un acto atrevido me deshice de la parte superior de mi pijama, estaba él sin pantalones y yo exhibiendo mis senos, él no se altero, supo bien lo que los dos queríamos, me besó y su hábil lengua colmó cada pezón hasta ponerlo duro, sin importar lo que minutos antes había vivido tuvo fuerza para cargarme y recostarme como una princesa sobre un mueble y entonces pude descubrir al macho que era cuando busco su billetera saco un condón que coloco en su pene ya a punto de reventar de la excitación, le facilité la tarea bajando el pantalón de mi pijama y cuando estaba a punto de entrar en mi gruta sonó el timbre -era la Policía-
Continuará...