Páginas vistas en total

sábado, 21 de noviembre de 2015

Juicios

Por César Vélez

A veces quisiera volver al paraíso en tu vientre.

ODXA: Pero dime tú ¿qué hace el hombre?, pone lo suyo y se va...

CESAR: Algún crédito se le debe dar... es que aguantar a una mujer es difícil...

ODXA: La mujer esta para grandes cosas, no necesita tampoco que le mantengan...

CESAR: En algún momento necesitará del hombre...

ODXA: El hombre pervierte la relación, el amor lo convierte en sexo...

CESAR: El rito se sigue para lograr adentrarse en el exánime deseo...

ODXA: Las mujeres podremos orinar también de pie...

CESAR: Allá ustedes y sus fobias...

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Arruinada

Por César Vélez

El infierno comenzó cuando destilamos el licor.

SAMANTA: Ayyy! si es que es un dolor en la mitad de la costilla...

CESAR: A lo mejor fueron esos tragos, yo si los vi como baratos...

SAMANTA: Yo me voy al hospital (se alista)...

CESAR: Y yo te acompaño no vaya a ser una intoxicación...

En urgencias del hospital a ella le diagnostican una inflamación del apéndice, él esta exento de dolor pero para pasar el rato le dan unos calmantes... la operación si apenas dura media hora...

SAMANTA: (despertando de la anestesia) Si seremos de buenas, en plena luna de miel...

CESAR: Lo importante es que estamos aún vivos...

SAMANTA: Mi amor me perdonas?, arruine todo, por lo menos en quince días no podremos hacer nada de aquello...

CESAR: No importa yo esperaré...

Afuera del hospital el chico fuma un cigarro, no se resigna a su suerte, una Enfermera le ve y le consuela... esa noche quizá la pase solo en el hotel o quizá no... 


martes, 17 de noviembre de 2015

Violación

Por César Vélez

Allí estaba la chiquilla con su chaqueta aferrada a su cuerpo, temblando sin embargo, miraba con desconfianza, por momentos sus dientes chasqueaban y su palidez competía con el color de la luna llena, me miro cuando yo encendía un cigarrillo en un rincón, se atrevió a pedirme el cigarrillo, se lo obsequié pero me quede impávido viendo como absorbía el humo y casi no lo sacaba... hice el ademán de volver a encender otro cigarrillo pero lastima! era mi último pitillo, descubrí sin embargo unas monedas que alcanzaban para algo tibio. Le ofrecí mi mano y al principio desconfío, estaba helada, y a ella le preocupaba qué le iba a hacer... luego supe que había sido violada con el consentimiento de su madrastra e iniciada en esa vida de dolor y lágrimas: la prostitución... Por lo menos la noche que la vi le pude garantizar un techo y una comida y quizá le pude ofrecer un camino al hablarle de un amigo que debía un favor y tenía una empresa... Me alegre de haber sido educado para servir de algo a alguien.