Páginas vistas en total

sábado, 30 de mayo de 2015

Enlaces

Por César Vélez

Yo conquiste todas las entrepiernas de las bellas y no hallé sino que quería volver por donde vine al mundo, morir en franco orgasmo con chispeantes y arrebolados espasmos, no tuve suerte las mujeres siempre descubrieron la peor parte de mi, esa inocua idea de poseerme y usarme para sacar más hijos y mal educarlos y el proceso siempre se repitió una y otra vez, por los hijos de mis hijos.
No tengo otra afición sino tentar a la nada para que venga por mí antes que otra mujer aparezca en mi soledad y tenga que hacer lo que Adán hizo: amarrar su serpiente.
Predico la destitución del paraíso y la sumisión de Dios al no tener otro remedio que reproducir el caos. 

miércoles, 27 de mayo de 2015

Lubrícame

Por César Vélez

Lubrícame con el misterio de tu sexo hechizo,
y luego hazme la cama...
preparame un suculento almuerzo dotado
yo en vida he pasado páginas y vaginas,
nada raro sucede ya en el ocaso,
en la noche todos inseminan algo:
el solo con la mano,
la monja con la Biblia,
el Cura con la vela...
Lubrícame con el aroma de tu ser,
juro no olvidarte,
ni dejarte a un lado,
si soy fiel con esta causa
lo seré contigo 
divina nada.

martes, 26 de mayo de 2015

Potenciador

Por César Vélez

Tu trasero es el potenciador que necesita mi miembro.

Llego la Enfermera con una cuchilla para afeitarme, pero frente a la idea y la vergüenza admití una erección atómica que no le disimule e imagine más bien afeitándome mis privados en frente de ella... y presentí notó el impulso porque se fue con los hombros arriba y la cara roja, mientras me botaba hacia el sanitario y comenzaba con el corte exacto del bello púbico y la erección no se pasaba con nada, comencé a asustarme en serio cuando paso el tiempo y no podía dejar la idea de tener sexo con la enfermera, ella de repente llamo a la puerta con un apremiante "ya es hora" y supuse tendría la suficiente calma para decir "me haces un favor" y pensé en arrastrarla adentro y sofocarla de una pero cuando asomo apenas su cabeza al oido le comenté "mi problemilla" me paso una manta mientras me consolaba con un "a todos les pasa". Juré cuando sano estuviera volver para decirle que le perdonaba lo "boba" que era pero que ese cuerpecito se merecía un orgasmo en la vida o más allá.