Páginas vistas en total

miércoles, 20 de febrero de 2019

Por qué del sexo?

Por Veytor


El sexo nos convida a pecar, a repetir el acto por el cuál Adán y Eva perdieron el Paraíso.



- Por qué te detienes? - reclama ella, yo he perdido la erección, ya no me siento cómodo, ella se incorpora e intenta de todas las formas posibles que mi pene siga erguido, en vano, rendida se acuesta encima dejando sus senos cerca a mi rostro, los acaricio, los beso y hasta juego con cada erguido pezón. - En qué piensas - pregunta ya preocupada, pero yo no sé decirle. A lo mejor me conviene otra clase de mujer, ya perdí el interés en ella, es tan joven e ilusa, quizá la aventura me parece tan fácil y el sexo se ha hecho tan rutinario que ya no es interesante. Puede que hasta ahora el sexo sea aburrido y solo un acto físico sin magia, quizá su vagina haya perdido esa estrechez o esa posibilidad de permitirme posturas más fantásticas, ella adivina algo mi padecimiento y se exhibe, me da la espalda y me muestra su ano - si quieres podemos intentarlo - dice, pero yo no tomo en serio su incitación, y a mi mente vuelve la frase que dice "no eres tu, soy yo". Voy hasta la ventana, ella confundida llora. Observo a una chica que camina exhibiendo unas largas piernas y contornea una cadera fenomenal, esa visión de la calle hace que la erección vuelva a mi y sin mediar palabra y sin importar su llanto le vuelvo a asomar mi miembro sobre su sexo, ella ya no llora solo disfruta y suspira . lo has logrado - dice, luego se aproxima a mi oído y pregunta - te casarías conmigo ?- Y yo trato de explicarle que el sexo no tiene porque acabar en eso, ella se enfada se viste y se va, la veo alejarse por la ventana, mientras también miro como la chica que me conmovió antes entra al edificio, y dos minutos después llama a mi puerta.