Páginas vistas en total

martes, 17 de noviembre de 2015

Violación

Por César Vélez

Allí estaba la chiquilla con su chaqueta aferrada a su cuerpo, temblando sin embargo, miraba con desconfianza, por momentos sus dientes chasqueaban y su palidez competía con el color de la luna llena, me miro cuando yo encendía un cigarrillo en un rincón, se atrevió a pedirme el cigarrillo, se lo obsequié pero me quede impávido viendo como absorbía el humo y casi no lo sacaba... hice el ademán de volver a encender otro cigarrillo pero lastima! era mi último pitillo, descubrí sin embargo unas monedas que alcanzaban para algo tibio. Le ofrecí mi mano y al principio desconfío, estaba helada, y a ella le preocupaba qué le iba a hacer... luego supe que había sido violada con el consentimiento de su madrastra e iniciada en esa vida de dolor y lágrimas: la prostitución... Por lo menos la noche que la vi le pude garantizar un techo y una comida y quizá le pude ofrecer un camino al hablarle de un amigo que debía un favor y tenía una empresa... Me alegre de haber sido educado para servir de algo a alguien.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario