Páginas vistas en total

sábado, 25 de abril de 2015

Las PURGACIONES

Por Charlie

Las chicas iban como banderas, de un lado a otro, lo que no sabíamos es que en la doctrina del sexo hay el riesgo de terminar o preñado o contagiado de una purgación, y aunque los libros contenían imágenes trágicas de miembros cercenados y con ampollas repletas de pus, la atracción de lo prohibido iba creciendo, se diría que al macho le quedaba fácil mear parado y levantar una falda y bajar unas calcetas, y pujar al fondo, blanquear los ojos y supurar semen... mientras la hembrita lanzaba un jadeo esperanzador e iba hasta su bolso y se tomaba su píldorita, y así día a día íbamos compartiendo placer gratuito hasta que alguna aparecía desmadejada con la barriga hinchada o algún galán se rascaba con malicia e iba al baño y descubría su lanza enrojecida y orinar ardía y el pobre miembro supuraba y la erección era dolorosa pero aunque dolía el placer era radical, así que compartíamos los mismos antibióticos porque bastaba que solo uno vaya al Médico para saber que teníamos todos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario