Páginas vistas en total

martes, 30 de junio de 2015

Bostezo

Por Aleyda Escobar

La rutina mata cualquier relación... incluso la sexual.

Ayyyy! se queja la puritana de que siempre es lo mismo con su macho.

No es para menos la misma pose, el mismo éxtasis, el mismo ritmo, el mismo resultado.

No detenerse a tiempo y exagerar el orgasmo y decir simplemente "espectacular"

Más el vacío crece entre los dos ya no hay ese movimiento rítmico, ni siquiera esa forma de decir y hacer el acto y entonces todo se desmorona y el castillo de naipes se queda en en el aire.

El sexo aburre cuando ya no se expresa como una manera potencial de liberar cargas y se torna sufrido cuando se usa solo para convencerse de que aún hay posibilidad de concebir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario