Páginas vistas en total

miércoles, 3 de junio de 2015

Morbo

Por Aleyda Escobar

E inclemente el delator adivino con malicia la curvilínea figura de la mujer tras de la cortina para baño, en lugar de apreciar el momento sacó su cuchillo y arremetió al grito intenso clavo el filo en el seno izquierdo donde creyó estaba el corazón de la víctima... pero ella alcanzó además de gritar a maldecir a su verdugo que además al ver el cuerpo frío allí desnudo tuvo la idea de que las mujeres convidan al mundo la vida y la muerte y que es imposible predecir su destino... freno su orgullo y se lanzo al precipicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario