Páginas vistas en total

sábado, 5 de diciembre de 2015

Voluntad superior

Por Alexis Mendoza

La mayoría nos enamoramos de una Profesora... pero a mí la primera confesión que tuve que hacer frente al Señor Cura me toco decir que mi amor Platónico era la mamá de una compañerita del salón... tal confesión me señaló de por vida como un degenerado... pero que culpa tiene uno si a Dios se le dio por inventar la maravilla de mujer que era esa señora... tal amor surgió el día que nos repartió bombones en una clase al aire libre... me la encontraba siempre a la salida y siempre lograba la oportunidad perfecta para saludarla "Buenos días Señora Helena" y ella contestaba discreta como deseando acordarse siempre de dónde era que me conocía... su hija decía que ella se acordaba de mí como "el niño respetuoso"... Y un día le escribí un poema pero no fui capaz de enfrentarla para recitarlo en frente de ella, así que convencí a la Rectora para recitarlo el día del idioma, y allí frente a todos recite con amor lo siguiente:

Helena
Tu melena le dice al viento
secretos que a mi no,
y yo soporto el dolor
de quererte en secreto,
de no poder decirte 
lo mucho que te quiero,
pero así es el amor,
el destino nuestro:
estar separados los dos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario